historias del arte

Helena de Egipto ¿la pintora de La batalla de Issos?

Helena de Egipto (siglo IV a.C.) es una de las primeras mujeres pintoras mencionadas en la Historia del arte. Hija del artista Timón de Egipto, realizó un cuadro de la Batalla de Issos (333 a.C.), plasmando el encuentro entre Alejandro Magno y Darío III de Persia.

Esta obra habría sido exhibida en la época del emperador Vespasiano (69-79 d.C.) en el Templo de la Paz (Foro Vespasiano) en Roma y se supone como modelo para el conocido Mosaico de Alejandro de Pompeya.[1]

Mosaico de Alejandro de Pompeya
Mosaico de Alejandro de Pompeya, Museo Arqueológico de Nápoles, Italia.

El problema es que la figura de esta pintora sólo aparece mencionada en la Historia nueva de Ptolomeo Queno, gramático griego de finales del siglo I d.C. e inicios del II d.C. Los escritos de Ptolomeo Queno se han perdido, pero su Historia nueva ha quedado resumida en la Biblioteca del patriarca bizantino Focio (ca. 802-893).

Y a Ptolomeo Queno nadie se lo toma en serio. Los que lo estudian, como G. W. Bowersock, dicen que “mentía con la misma facilidad con que respiraba”. Su obra está llena de elementos fantásticos y el mismo Focio la describe como “realmente útil para aquellos que han decidido dárselas de eruditos en historia” pues “rebosa información extraordinaria y mal inventada”.[2]

Es una pena que la única noticia acerca de Helena de Egipto nos llegue a través de una fuente tan poco fiable, pero -a veces- esto es lo que pasa en Historia del arte…Allí está la descripción que de Babilonia hace Heródoto, autor también aficionado a la hipérbole (por usar un eufemismo), que todo el mundo usa a la hora de estudiar esta ciudad.[3]

¿Quién era Helena de Egipto?

La referencia a Helena de Egipto queda incluida en una lista de mujeres famosas llamadas Helena y sólo consta de unas cuatro líneas. Quizás en su Historia nueva Ptolomeo Queno contara algo más, pero Focio sólo apunta esto: Helena, la mujer pintora, también pertenece a esta lista. Era hija de Timón el egipcio y pintó la Batalla de Issos, en el momento de máximo esplendor (de su talento). Esta obra se exhibió en el Templo de la paz, bajo Vespasiano.[4]

Hay un pequeño debate en cuanto a la traducción y el significado original. En primer lugar, se duda entre si era “hija” de Timón el egipcio o “discípula” de este pintor. Pero, como en ésta época el oficio constituía una especie de legado familiar, que se transmitía de generación en generación, es probable que se tratara de ambas cosas: que Timón fuese su padre y también su maestro.

En segundo término, que pintó la batalla de Issos no “en el momento de máximo esplendor (de su talento)” sino “cerca del momento en el que ocurrió”. Es decir, alrededor de 333 a.C., lo que ha permitido deducir que Helena de Egipto vivió en el siglo IV a.C.[5]

obra de arte: mosaico de alejandro-darío
Detalles del Mosaico de Alejandro Magno, Museo Arqueológico de Nápoles

Helena de Egipto y la Batalla de Issos

Pero la pregunta más interesante es si su pintura de la Batalla de Issos realmente tiene algo que ver con el Mosaico de Alejandro Magno de Pompeya, datado entre 125-120 a.C.

Era un muy tema popular en la época y se desconoce el modelo concreto en el que se basa esta obra. Tradicionalmente, se ha vinculado a las figuras de dos artistas griegos, también del siglo IV a.C.: Arístides de Tebas (supuesto inventor de la encáustica) y Filoxeno de Eretria, que trabajaba para la corte macedonia y realizó una pintura del conflicto encargada por Casandro (uno de los generales de Alejandro), según Plinio. Pero, como no se conserva ninguno de los originales, todo intento de atribuir autoría queda en la mera especulación…

Entonces ¿por qué se enlaza el nombre de Helena de Egipto al Mosaico de Alejandro Magno de Pompeya? Creo que hay varias razones:

  1. Porque al escuchar “Batalla de Issos”, el mosaico pompeyano es lo primero que se nos viene a la mente. Así de sencillo…
  2. Porque si la pintura de la Batalla de Issos fue exhibida por el emperador Vespasiano en su Foro en Roma, tuvo que tratarse de una obra extraordinaria. El Mosaico de Alejandro Magno, desde luego, lo es: en cuanto a composición, movimiento, emotividad…
  3. Porque molaría que la autoría de una de las obras más conocidas (y reconocidas) de la historia del arte perteneciera a una mujer.

Pero la verdad es que no se sabe. Y quizás nunca lo sepamos…

¿Tú qué opinas? ¿Crees que Helena de Egipto realmente ha existido o se trata de un invento más de Ptolomeo Queno? ¿Conoces alguna otra obra de arte que plasme la Batalla de Issos? ¿Crees que puede tener algo que ver con Mosaico de Alejandro Magno de Pompeya? ¿Hay elementos en este mosaico que hablen de Egipto o de una “autoría femenina”?

Escucha este artículo


[1] Stokstad, M. y Cothren, M. (2011) Art History, Pearson, 4ª ed., pp. 146-148.

[2] Focio, Biblioteca, Ptolemy Chennus: New History190.

[3] Heródoto Historia. Obra completa, Madrid: Gredos, I, pp. 178-186.

[4] Focio, Biblioteca, Ptolemy Chennus: New History190.

[5] Aquí te dejo el texto griego, por si conoces esta lengua y puedes esclarecer la traducción: “Καὶ ἡ ζωγράφος Ἑλένη τοῦ καταλόγου ἐστὶ τούτου, Τίμωνος τοῦ Αἰγυπτίου θυγάτηρ, ἥτις τὴν ἐν Ἰσσῷ μάχην, ἐν ἐκείνοις ἀκμάζουσα τοῖς χρόνοις, ἔγραψε· καὶ ἐν τῷ τῆς Εἰρήνης τεμένει ἐπὶ Οὐεσπασιανοῦ ἀνέκειτο ἡ γραφή.”

Comparte este artículo