La cita literaria,  Libros sobre mitos

Las metamorfosis de Ovidio: un libro sobre el cambio

En el año 8 d.C., el ya consagrado poeta latino Ovidio publicaba Las metamorfosis. Un libro complejo que versa sobre el cambio constante ocurrido en la Naturaleza, hasta convertirlo en tema principal.

Las metamorfosis y la intención épica de Ovidio

Ya en El arte de amar, Ovidio anunciaba su intención de escribir un libro épico. Pero, como en este caso Cupido lo llevó por otros caminos, el poeta decidió culminar dicho deseo en Las metamorfosis. Una obra escrita en hexámetro dactílico, la prestigiosa línea métrica de origen griego arcaico que lo vinculaba a Homero y le posibilitaba rivalizar con Virgilio.

Creó un compendio de 250 mitos dividido en 15 libros. Se inspiró en la tradición helenística, para trascenderla. Escritos como la Ornithogonia de Beo o la Heteroioumena de Nicandro de Colofón le sirvieron de modelo.

Pero Ovidio no se limitó a recopilar antiguos mitos, sino que ideó un marco temporal propio en el que insertarlos. Desde el origen del mundo hasta la célebre muerte y transformación en estrella del alma de Julio César. Es decir, hasta su contemporaneidad: la época de Augusto.

Un libro sobre el cambio                                           

Y también hizo algo más: logró conjugar una cantidad inaudita de leyendas dispares de una manera coherente a la vez que original. En un discurso poético donde el cambio es el personaje principal.

“Nada perece en el Universo; todo cuanto acontece en él no pasa de meras transformaciones.”

Una intuición recurrente en el pensamiento presocrático de lo que hoy llamaríamos “la primera ley de la termodinámica”, sobre la que Ovidio parece estructurar su obra. Porque, aunque hay otros temas que aparecen a menudo -como el amor o los vicios humanos traspuestos a escala divina- la gran constante del libro es el cambio en sí mismo. Heráclito se hubiese sentido orgulloso…

Así, en los 250 mitos tratados en Las metamorfosis aparecen alrededor de 170 personajes que sufren mutaciones. Se convierten en aves, piedras, plantas, constelaciones, monstruos e incluso  dioses.

Pero no solamente se trata de eso… El mismo libro también se transforma según avanza la lectura. Porque Ovidio trata cada mito de manera diferente, adaptando su manera de escribir a las particularidades de cada historia. Por ejemplo, usa el estilo épico en episodios como el del combate de Perseo (Libro V) y el elegíaco en escenas como la de Apolo y Dafne (Libro I).

Intercala mitos cosmogónicos y relatos etiológicos. Cruentas narraciones de batallas y refinadas descripciones de la naturaleza. Entremezcla pasiones, venganzas, lamentos y revelaciones que –sin tener nada que ver las unas con las otras- se suceden de manera orgánica.

Las metamorfosis de Ovidio: una cambiante obra atemporal

Junta épica y didáctica. Lirismo y acción. Pero -sobre todo- una profunda indagación en las emociones humanas y una exquisita visión de la belleza, hecha patente en mitos como el de Narciso.

Por todo esto y aunque en Las metamorfosis hallemos un discurso complejo acerca de la naturaleza del mundo, éste resulta más directo y menos elevado que el de otros clásicos, como –por ejemplo-el de la Eneida de Virgilio.

Es decir, no obstante la multiplicidad de argumentos que incluye, esta obra de Ovidio sigue siendo accesible y relevante.  Porque nos recuerda que existen grandes cuestiones humanas –como el amor, el sufrimiento o el arte- que nos vinculan a través del tiempo y a pesar de las diferencias culturales.

El secreto del éxito de Las metamorfosis (de su pervivencia milenaria) radica, en parte, en este trasfondo atemporal. Y también se debe a su naturaleza mutante: a ser un libro que habla de la transformación, transformándose. No sólo durante la lectura, sino también con el paso de los siglos. Adaptándose a cada nueva época. Permitiendo siempre otra forma de mirar.  Abogando por la perpetuidad del cambio….

Escucha este artículo

Comparte este artículo